Logo OVF - modificadoEn los últimos dos años he tenido la oportunidad de vivir de cerca la Orquestra de Vents Filharmonia, que, desde su creación dirige el maestro de Muro, Alicante, José Rafael Pascual-Vilaplana.

Para los que no conozcan esta formación de instrumentos de viento o como popularmente se la denomina en España, "Banda de Música", se trata de un proyecto que se inició en 2002 en la Escuela de Música Comarcal de la Vall d'Albaida, al sur de la Provincia de Valencia, por iniciativa de los alumnos de dirección del Maestro Pascual-Vilaplana, que a su vez también eran excelentes instrumentistas.

Lo que nació como la ilusión de reunir a un grupo de amigos y añadir a otros más para que lo fueran, se convirtió en una experiencia que ilusionaba y que provocó que la formación se reuniera al menos una vez al año para enfrentarse a un nuevo proyecto, con el objetivo y el reto de afrontar partituras no muy frecuentes en las formaciones habituales y que además, tenían el añadido de ser preparadas y dirigidas por José Rafael Pascual-Vilaplana, pero sobretodo con el fin supremo de pasarlo muy bien interpretando música.

Conforme han transcurrido los años, de los músicos que lanzaron la idea y que la impulsaron, quedan más bien pocos, pero es muy asombroso ver cómo cuando se convoca un Encuentro para un concierto, los músicos que pueden venir, recorren largas distancias y no escatiman en horas de trabajo para poder asistir a los pocos ensayos que se realizan así como para el ensayo general y el concierto en sí, sin ningún otro interés que el de poder participar en este proyecto.

Ver la eficiencia de los ensayos y la calidad interpretativa que les confiere el Maestro Pascual-Vilaplana es un autentico privilegio. Conocer a músicos profesionales que encuentran aquí una oportunidad de emocionarse de verdad con la música y que no tienen esa oportunidad de hacerlo en sus lugares de trabajo, es un verdadero placer.

El caso de la Orquestra de Vents Filharmonia es un caso excepcional, en el que a buen seguro participarían músicos de otros entornos de los que tienen el privilegio de poder asisitir por proximidad geográfica, ya que el tener la oportunidad de ser dirigidos por el Maestro Pascual-Vilaplana compartiendo el escenario con otros músicos de alto nivel técnico que se multiplica bajo esta magistral batuta, es un privilegio que no solo tienen los músicos del sur de la Comunitat Valenciana y los simpatizantes de la música, sino también las ciudades, centros musicales e instituciones que podrían contar con la posibilidad de programar alguno de sus escasos conciertos anuales.

@Rafa_Reig